jueves, 23 de septiembre de 1568

Edad:
41 años

Relato del día: Derrota de Hawkins y Drake en San Juan de Ulua.

la reina Isabel ....., por consejo de dos portugueses armó navios, y con mil y quinientos hombres los encargó a Juan Aquines (Hawkins), gran marinero natural de Divonia, y á Francisco Draque, inglés, con promesa de darles el tercio de la ganancia.

Partieron para el rio de la Mina, contratación de portugueses, y con varios sucesos desde la costa de Guinea aportaron á la isla Margarita y al rio de la Hacha, y no siendo admitidos ni en Cartagena, pasaron adelante.

A quince de Setiembre los descubrieron desde la Veracruz, y pensando eran navios de la flota de España, los oficiales reales acudiendo á tomar los despachos fueron presos y libres.

En tanto que del Virey de México se traia licencia para acomodarse de lo que habían menester, quedó el tesorero en rehenes, y entraron en el puerto de San Juan de Lúa, donde estaban seis navios con gran cantidad de plata.

Parecieron trece naos de la flota en que iba el virey D. Martin Enriquez y por general Francisco de Lujan, y por estar allí los ingleses no entró en el puerto.

Juan Aquines, temiendo eran los galeones con que Pedro Melendez, adelantado de la Florida, corria y limpiaba la carrera de Indias y aseguraba las armadas, envió á decirle estaba allí con licencia del Virey dando carena á su capitana, porque buscando el rio de la Mina, los tiempos le derrotaron y la necesidad de salvarse los truxo a tierra.

El peligro de los nortes que contrastaba la flota hizo al nuevo Virey capitular sobre el seguro con Juan Aquines con recíprocos rehenes, y entró en el puerto.

Avisaron á la Veracruz de las práticas en que se andaba, y ciento y veinte soldados de noche se metieron en la flota, y el Virey partió para México.

El general Francisco de Lujan, pareciendo que no se debia guardar palabra a cosarios, sobre el puesto de los navios tomó ocasión de romper con ellos. Determinó de combatillos y mandó que buen número de soldados con dagas solamente entrasen á visitar á los ingleses y los convidasen, y en el banquete los matasen.

Hízose así, y la artillería de la flota batió las naos inglesas y la gente les ganó la artillería que puso Juan Aquines en una plataforma para seguridad de su capitana, mientras le daba carena; y él mandó á Francisco Draque metiese en un navio el oro que rescató en la mina y le aguardase fuera del puerto.

Puso fuego a su capitana, y con su almiranta peleó; y porque le iba mal salió al mar con un navio de conserva, dexando los demas con mucha ropa, plata, esclavos, cosas ricas, muchos ingleses muertos, y caminó. El navio conserva dio al través con los nortes en aquella costa de Panuco, y Juan Aquines llegó al canal de Bahama y a España al fin de Diciembre con la gente enferma.

Francisco Draque llegó solo á Inglaterra y dixo se perdió su general, y el oro y plata encubrió, aunque la Reina le metió en prisión. Con ello tuvo principio en el mar el mayor cosario que en él hubo en aquellos tiempos, y que más robos y atacamientos hizo.

Batalla de Trafalgar - Autor: Frederick Merck
Fuentes

Felipe Segundo, Rey de España.

Luis Cabrera de Cordoba, 1619.

Edicion: Madrid, 1876.

Día siguiente