sábado, 24 de marzo de 1576

Edad:
48 años

Francisco Hernández envía su historia natural de Nueva España a Felipe II.

Sacra Católica Real Majestad

Entregados tengo á los oficiales Reales para que se envíen á V. M. con el armada que al presente está para partir de aquesta Nueva España, diez y seis cuerpos de libros grandes de la historia natural de esta tierra, de los cuales los dos postreros no van del todo llenos, porque no quedase acá nada de lo que estaba acabado, que no se llevase luego á V. M.

El trabajo, salud y interese propio que han costado, el provecho que de ellos se espera y se comienza ya á gozar, y la fidelidad y diligencia con que se han escrito, y la cualidad del servicio, Dios nuestro Señor lo sabe, y V. M. podrá juzgarlo, principalmente habiendo yo sido el primero y postrero autor que con mandado y expensas de V. M. esta tan nueva y dificilísima empresa ha acometido.

No van tan limpios, ni tan limados, ó tan por orden, ni ha sido posible, que no deban esperarla última mano antes que se impriman, en especial que van mezcladas muchas figuras que se pintaban como se ofrecian, las cuales pertenecen y se han de pasar á la historia y antigüedades desta tierra, y va expresado en la pintura el tamaño del natural.

Va la tabla con sus etimologías, donde hallará V. M.el número de la pintura á la mano izquierda, y el de la escritura á la derecha, fuera de que en la escritura se hallará también el número de la pintura, y en la pintura el de la escritura.

No se puso la escritura junta con el dibujo hasta que se impriman, por no estragar la pintura con las enmiendas que jamás se pueden excusar en la escriptura; ni va aquí planta ó animal que haya en ése orbe, sacados algunos que se pintaron por error, y otros por no estar de los de Europa bien expresados. 

Algunas cosas van debujadas dos ó más veces, ó por no mirarse en ello, ó por mejorarse la pintura, ó por pintarse en diversas tierras y edades; mas terna en la impresion fácil remedio.

En las descripciones se toca con la brevedad que conviene la forma de la raíz, ramas, hojas, flores, y si miente, ó fruto, la cualidad y grado della, sabor, y olor, y virtud, según la relación de los indios médicos, medido con la experiencia y reglas de medicina, y la región y partes do se crian, y aun algunas veces el tiempo en que se cogen, la cuantidad que se aplica, y la manera de cultivarlas.

Queda traslado de la escritura, y aún tres traslados más ; las pinturas solamente en pequeño, y por eso deseo en extremo lleve el Señor los libros que van, salvos á manos de V. M.

Servirán á ese orbe y á este, ansí para la salud universal como para excusar grandes gastos, y aun para poderse ir poco á poco demandando y llevando á España, acomodado el sitio á su cualidad, y para que sea el Señor alabado en sus obras.

Yo quedo agora acabando de escribir lo que mas se descubriere, y perfeccionando los libros que van en los borradores que quedan, y sacando en limpio otros cuatro libros que servirán á su uso. También traduciéndolos en castellano y en mejicano, y haciendo experiencias de todo en dos hospitales donde solamente he curado despues que en esta tierra estoy sin interese ninguno; y allegando simientes, y plantas, y medicinas simples y compuestas desta tierra que llevar á V. M. Voy asimismo aderezando los libros de la corografía desta tierra, antigüedades y conquista que tengo hechos, y los treinta y siete libros de Plinio que tengo acabados de traducir y comentar, los cuales con otras cosas de física y medicina, con que sé recibirá V. M. gusto y servicio, llevaré acabados la flota primera que vendrá de España dándome V. M. licencia para ello.

Para entonces suplico á V. M. se me envíe licencia que me vaya, pues esto es lo que conviene á su Real servicio, ansí porque para entonces será acabado por la mayor parte lo desta tierra, y yo no tengo salud para pasar al Perú, ni aun sé si la tendré para llegar á España, según soy afligido de males viejos, como porque mi presencia y vida será allá necesaria para la perfección,impresión y uso de mis libros, y otras cosas que tocan al servicio de V. M.

Y porque la cédula de prorogacion que en la flota pasada se me envió, venía con condición que hubiesen ido los libros en la flota antes della, y viendo el Virey convenir al servicio de V. M. que yo me detuviese, y que los libros no se dejaron de llevar por falta mía, antes agora irían como van, suplió de buena gobernación la cédula, y los oficiales de V. M han parado en ello; á V. M. suplico pues ya van los libros, y yo siempre he tra bajado y trabajo en su Real servicio de noche y de dia, y nunca faltará en que servir mientras viviere, sea ser vido que se envíe la prorogacion absoluta y sin condición desde septiembre de 75 años, hasta tanto que yo sea en España premiado y honrado de V. M. (cuyo solo favor tengo sin fuera del de Dios) según lo que se juzgare de mis trabajos, en los cuales no he tenido mas ayuda particular de la de un hijo mío que hizo esa tabla y la dedica á V. M. sin otras cosas que llevará hechas muy necesarias é este trabajo, sin cuya ayuda no pudiera yo haber acabado lo que se ha hecho, por lo cual será muy justo V. M. sea servido de le hacer merced.

En lo cual todo he procurado se hiciese el menos gasto que me ha sido posible, poniendo de la merced que V. M. me ha hecho, una buena parte, y dejando de ganar mas de veinte mil pesos á curar, y á otros ejercicios usados en esta tierra muchos más, á trueco de emplearme totalmente en el servicio de V. M. y consumacion de esta obra, lo cual doy por bien empleado si he acertado á servir y cumplir con alguna parte de la esperanza que de mis trabajos se tiene, que con expensas y mandato de V. M. se han proseguido.

Ansimismo suplico á V. M. se declare la cédula que se me envió de ayuda de costa cuando saliese de Méjico, pues es tan justo entenderse también para lo pasado, pues fuera de mi salario no se me ha hecho hasta agora ninguna merced, y se me dé tambien alguna ayuda de costa para aprestar mi partida, y se mande al Virey desta tierra que no cesen de tomarse las alturas (pues queda poco) que se van tomando, aun despues de yo ido, hasta que toda ella acabe de medirse.

Nuestro Señor la Sacra Católica y Real Persona de V. M. guarde con aumento de mas reinos y señoríos como los vasallos y criados de V. M. deseamos.

De Méjico 24 de marzo de 1576.

Sacra Católica Real Majestad

Criado y vasallo de V. M., que sus Reales manos besa.

El Doctor Francisco Hernandez.

Batalla de Trafalgar - Autor: Frederick Merck
Trabajando la ‘maticeuac’, una pequeña hierba usada para detener el derrame de sangre de la nariz. Códice Florentino, libro XI.
Fuentes

Colección de Documentos Inéditos para la Historia de España.

Tomo I, pag.372-376.

Por D. Martin Fernández Navarrete, D. Miguel Salvá y D. Pedro Sainz de Baranda,

Individuos de la Academia de la Historia.

Madrid: 1842

Imprenta de la Viuda de Calero.

 

Día anterior Día siguiente